viernes, 1 de marzo de 2013

Viernes de cuento: El increíble niño comelibros



Una vez más, Oliver Jeffers. Es como una obsesión. ¡Nos encanta!

El martes por la tarde, papá y mamá no tenían que trabajar [cosa rara últimamente] así que pensaron en hacer algo los cuatro juntitos [cosa rara últimamente], fuera de casa [cosa rara últimamente]. Decidir ese algo no fue fácil. No llovía [cosa rara ultimamente] pero hacía mucho frío, de modo que no era la mejor tarde para pasar a la intemperie. Pensaron que podíamos ir a la biblioteca un rato y después a merendar churros. Y allá que nos fuimos.

La biblioteca infantil está genial. Tienen de todo... cualquier cosa que puedas imaginar... Miles de libros y cuentos... Novedades y clásicos... En español y en gallego... La única pega que podemos ponerle es que no queda del todo claro dónde está qué libro, aunque suponemos que es normal, porque nosotras tampoco dejamos ninguno de los 30 o 40 cuentos que hojeamos exactamente donde lo encontramos. Seguramente sería mejor dejarlos todos sobre la mesa, para que después la bibliotecaria pudiera ordenarlos bien, cada uno en su sitio, porque tal como lo hicimos, ni siquiera puede saber qué libros están donde no les corresponde.

En fin, que para casa nos trajimos El increíble niño comelibros, de Oliver Jeffers. Mamá no se explica por qué todavía no lo tenemos en nuestra colección. Es genial. Copiamos a continuación la estupenda reseña de, una fantástica guía de cultura infantil que seguimos fielmente.



Seguramente habréis oido un montón de veces la frase de ‘uno es lo que come’ y su adaptación a la lectura de ‘uno es lo que lee’ ¿verdad? Pues de esto es precisamente de lo que habla este maravilloso libro de Oliver Jeffers que, a pesar de tener ya varios años, consideramos que es uno de los imprescindibles y de esos libros que los niños recordarán de su infancia.

El protagonista del libro es un niño al que le encantan los libros, pero de una manera muy diferente a la que estamos acostrumbrados: él los devora, ¡literalmente los come! Comenzó poco a poco, por una palabra, una frase, después un libro entero y finalmente montañas de libros sin apenas digerirlos. Sus preferidos eran los de color rojo. Se comía todo tipo de libros, de matemáticas, de física, química… y observaba que cada vez sabía más, que su inteligencia iba en aumento y que podía convertirse en ¡el niño más listo del mundo! Hasta que un día se indigestó, empezó a mezclar todo el contenido y a dejar de saber.

El libro tiene varias lecturas y mensajes muy evidentes: que cada lectura debe digerise de forma adecuada y que la sabiduría está en los libros; pero además del texto narrativo destaca el diseño e ilustraciones de cada página, donde dibuja diferentes texturas o detalles científicos que dotan al cuento de gran originalidad y hace que nos detengamos en cada una de las páginas a observar cada uno de los detalles.



¿Queréis ver un vídeo? Marchando. ¡No nos falta de nada, señores!



2 comentarios:

  1. sabes que hice un cumple basado en ese libro????
    Fue en una librería y el elegido por las cuentacuentos, así que todo estaba ambientado en él... en ese y en el niño con bigote.
    echale un ojo, que te va a encantar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, acabo de verlo en tu blog y me encanta!!! Me parece una idea estupenda incluso si no es posible celebrarlo en una librería. Tomo nota para el año que viene ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...