jueves, 21 de febrero de 2013

Reposo relativo

Neumonía. Hospital. Vía. Oxígeno. Placas. Antibiótico. Comida sosa. Pis en un bote. Visitas. Cuentos...

Os vamos a dar el alta. No necesita oxígeno ni suero y podéis tratar la neumonía en casa, donde estará más tranquilita.

¿Más tranquilita?

Esto es lo que se denomina «incumplimiento del tratamiento». Mamá está harta de traducir cosas del tipo «Si el paciente no quiere o no puede seguir el tratamiento prescrito...» y siempre se pregunta qué tipo de persona podría no querer seguir un tratamiento... vamos, que no debe de ser lo habitual, ¿no? Es como eso que siempre dice el abuelo de «no quiero rancho; que se **** mi coronel»; «Eh, tío, que estás malo». Si el médico te dice que reposes, pues reposas, ¿no? Si te dice que dos pastillazos con cada comida durante seis días, pues de entrada le dices «vale, vale, doctor» y no que no te da la gana, aunque después te saltes alguna dosis o dejes el tratamiento un par de días antes, ¿no? Pues Elenita, ni caso... Acabamos de recibir el alta hospitalaria y nada más llegar a casa...



En el caso de Elenita, estamos convencidos de que no es que no quiera; es que NO PUEDE


2 comentarios:

  1. Si es que tiene todo el nervio de mucho la chiquitaja, no puede, no puede...como la madre, ¿no? Os quieren los titos de Marbella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, mi Val... es agotadora... ¡Mucho más que su madre!
      Yo sí que os quiero...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...