miércoles, 26 de septiembre de 2012

Al fondo a la derecha


Foto: Nicholas Laughlin

Caminito del abismo... así nos sentimos cuando nos sentamos delante de la pantalla del ordenador con tantas cosas que contar... Tooodo el verano... El verano... ¿dónde quedó? Ya en la memoria, archivado en forma de miles de recuerdos, de momentos mágicos, de besos salados, de mañanas de lluvia, de siestas con el pelo aún mojado, de zapatos con arena, de juegos entre primos, de días largos, de desayunos eternos, de tardes de aceitunas, de cumples de amigos, de lunas naranjas y soles tímidos, de cangrejos en un cubo, de abrazos con crema, de moras negras, de bautismos de grumetes, de fotos a traición, de pinguis en la playa, de guerras con pistolas de agua, de atardeceres con chaqueta gorda, de olas en San Vicente...


Y la accidentada vuelta al cole... El primer día de cole, en el primer recreo... ¡ME ROMPÍ EL CODO! Fue mala suerte; me tropecé con una valla en el patio de mayores (porque ya soy una mayor de primaria) y me rompí el cúbito y el radio. Gracias a Dios no han tenido que operarme, pero aún me quedan casi tres semanas de escayola. Es una escayola un poco aburrida, porque está envuelta en vendas y NO PODEMOS PINTARLA... Ooooh. Elenita ya lleva pichi y está muy graciosa. No desayuna ninguna mañana y eso nos trae a todos por la calle de la amargura. En fin, aunque muy resumidamente, ya os hemos puesto al día (y eso que mamá está hasta arriba de trabajo; lo hemos hecho por la pesada insistente abuela Lola).


1 comentario:

  1. pobre Lola, así estuvo Beba y a la semana siguiente,me caí yo y lo mismo!!
    besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...