lunes, 28 de mayo de 2012

NO es una leyenda urbana...

La lavadora... ¡COME CALCETINES!

Grandes o pequeños, negros o de lunares, con o sin tomates... a nuestra lavadora le gustan todos los calcetines habidos y por haber... Eso sí ¡NUNCA REPITE! Nunca se traga los dos calcetines de un mismo par, no. Y ella dirá: «¿Para qué si saben igual? ¿A que tú no te comes dos bombones de moca seguidos si tienes otros de chocolate blanco o praliné? Que una, aunque lavadora, no es tonta...». A mamá esta voracidad electrodoméstica le asombra... ¿Adónde van los calcetines? ¿Los mastica hasta desintegrarlos? ¿Los acumula en algo parecido al buche de un pájaro? ¿Llegan a desaparecer o cuando se rompa la lavadora y venga el técnico diagnosticará: «señora, lo que le pasa a su lavadora es que tiene una indigestión calcetinera de mucho cuidado... Ah, y son diez mil»? En cualquier caso, la bromita nos habrá costado al final las diez mil del ala para el técnico/cirujano digestivo y la inversión en calcetines nuevos para toda la familia. ¿Serán todas las lavadoras iguales o es que a nosotros nos ha tocado la lista?



Y ya que estamos en la lavandería, queremos hacer un guiño a las mamás del mundo que resoplan e hiperventilan cuando ven la montaña de ropa para lavar, que después se pone a la cola infinita de la plancha ―«las braguitas no necesitan plancha y los calcetines, sobre todo los DESPAREJADOS, mucho menos», dice mamá. Antes mamá lavaba nuestra ropita por separado, con un detergente especial hipoalergénico, no perfumado, pH neutro, «delicadísimo con las prendas y con la piel de tu bebé»... Ahora ya no y no porque no le preocupe la salud de nuestra piel sino porque tender nuestra colada era eterno (llegó a contar ¡73 prendas! tendidas una detrás de otra)... Y es que se necesitan muchos bodies, baberos y vestidos minúsculos para llenar una lavadora. Pues mamá, que sepas que:


Mamá lo lee y reflexiona... La cita tiene toda la razón... Se pone tontorrona acordándose de sus bebitas... Echa de menos la época de los bibes y los pañales y anda que no despotricó... Pero reacciona rápido, justo antes de caer en la trampa:

Ya claro, menudo listo el Thomas...;
tiene guasa que esto lo diga un hombre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...