martes, 15 de mayo de 2012

NI-NO, NI-NO...

¡Uf! Mañana nos vamos a Madrid y llevamos casi una semana sin contaros nada... El motivo es que mamá y papá tienen toneladas de trabajo, a lo que debemos sumar algún que otro contratiempo que no hace sino complicar aún más la vida... Papá y mamá tienen la sensación de que los días se les quedan cortos... Quita, quita... menos mal que no tienen más horas porque todas las noches, cuando se van por fin a la cama, los pobres están para el arrastre. 

El jueves por la noche Ele se puso muy malita y papá tuvo que salir pitando al médico con ella; no podía respirar, le faltaba el aire y parecía que se ahogaba... Finalmente la dejaron ingresada en una sala de observación de urgencias, donde pasamos un día y dos noches de lo más agradables y amenos rodeados de todas las comodidades imaginables... Ironías aparte, por lo menos Elenita no lo pasó tan mal; estuvo muy animada... demasiado animada... De esta experiencia hemos deducido que una dosis de Ventolín equivale a cinco o seis cafés cargados... Qué tía; no paró ni un momento... Cantó a voz en grito, saltó en la cama, se encaramó a la barandilla con la intención de saltar, pintó, leyó, jugó con el telefonito, hizo algo así como mil pises (con el portasueros de acá para allá)... y todo esto con todos los cables y tubos enchufados... Mira por dónde, lo único que no hizo fue DORMIR.

Ya está buena y ha ido al cole... Gracias a Dios todo se quedó en un susto disfrazado de crisis respiratoria aguda... 

1 comentario:

  1. No sabía que había estado malita!! Pobre!! Me alegro de que ya esté bien.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...