domingo, 29 de abril de 2012

Alta médica

Después de mil peleas para que comiera, después de innumerables enfados y castigos por escupir «la bola», después de infinita desesperación por dedicar dos horas a una cenita ligera, después de muchos «Elenita, EL YOGUR NO SE MASTICA»... después de todo esto y mucho más, puedo declarar con orgullo que he aprendido a comer; he logrado comprender el proceso ingestión-masticación-deglución y sus tiempos, que simplemente escapaban a mi entendimiento. Cada vez que oía «Ahora traga, Ele; la comida a la tripita», me miraba la tripita sin saber qué tenía que hacer exactamente. Ahora que tardo en comer un tiempo razonable (una tortillita francesa en 20 minutos, que no está nada mal) como mucho más y, como como mucho más, pues también crezco más. Ya estoy casi tan alta como Lola cuando tenía mi edad... si es que yo cuando me pongo... En fin, que hemos logrado revertir el diagnóstico de miniminchitis emitido hace ya tres años. Han sido tres años de dura lucha sin tregua... Sin embargo, no podemos echar las campanas al vuelo... Ni bajar la guardia... Por el momento, yo y mis comidas tendremos que seguir bajo estricta supervisión parental para prevenir posibles recaídas y mantener bajo control la minchitis crónica que, por su origen genético, parece que va a acompañarme toda la vida.

Photobucket

1 comentario:

  1. pues menos mal!!! yo tuve eso con beba, pero ahora ya hemos mejorado y comemos mas rapido!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...