domingo, 29 de abril de 2012

Alta médica

Después de mil peleas para que comiera, después de innumerables enfados y castigos por escupir «la bola», después de infinita desesperación por dedicar dos horas a una cenita ligera, después de muchos «Elenita, EL YOGUR NO SE MASTICA»... después de todo esto y mucho más, puedo declarar con orgullo que he aprendido a comer; he logrado comprender el proceso ingestión-masticación-deglución y sus tiempos, que simplemente escapaban a mi entendimiento. Cada vez que oía «Ahora traga, Ele; la comida a la tripita», me miraba la tripita sin saber qué tenía que hacer exactamente. Ahora que tardo en comer un tiempo razonable (una tortillita francesa en 20 minutos, que no está nada mal) como mucho más y, como como mucho más, pues también crezco más. Ya estoy casi tan alta como Lola cuando tenía mi edad... si es que yo cuando me pongo... En fin, que hemos logrado revertir el diagnóstico de miniminchitis emitido hace ya tres años. Han sido tres años de dura lucha sin tregua... Sin embargo, no podemos echar las campanas al vuelo... Ni bajar la guardia... Por el momento, yo y mis comidas tendremos que seguir bajo estricta supervisión parental para prevenir posibles recaídas y mantener bajo control la minchitis crónica que, por su origen genético, parece que va a acompañarme toda la vida.

Photobucket

viernes, 27 de abril de 2012

Viernes de cuento: ¿Cuándo viene papá?

El cuento de hoy lo ha elegido papá y a nosotras nos ha encantado. Se titula ¿Cuándo viene papá?, la autora es Gabriela Keselman, las ilustraciones son de Gusti y la editorial es Edebé. Suponemos que a papá le pareció muy tierna la historia de este osito que echa tantísimo de menos a su papá cuando no está. El cuento utiliza letra manuscrita, que además le viene de perlas a Lolacha ahora que está aprendiendo a leer juntar letras... 


Como todos los años, cuando llega la primavera, el papá del osito Osvaldo deja la cueva y sale de viaje, a cazar fresas salvajes. Tooooodas las cosas del mundo que le gustan a Osvaldo (las estrellas, su cuchara pringosa de la miel, los calcetines de ver la tele, la gorra perdida el jueves...) se van con papá, dentro de su mochila, y ¡qué cosa tan rara!, no vuelven a su sitio hasta que papá regresa...

—¡Ay, mi osito querido!... No he tenido tiempo de buscar un regalo para ti. Pero, si hubiese podido, te habría traído el mundo entero.

Elenita

jueves, 26 de abril de 2012

Ideas para la casita del abuelo

Estos días mamá y las tías están unidas en la distancia decidiendo algunos detalles de la casita del abuelo; ahora que la distribución de nuestra mansión está decidida, faltaba elegir el color de la puerta y la ventana, el papel para el interior, el color de la pintura de pizarra... esas cosas. Hoy, por fin (el ultimátum plazo del abuelo estaba a punto de vencer), la tía Elena ha comprado todo el material con la ayuda de la abuela Lola y la colaboración telefónica de mamá... De compras juntas pero por teléfono... Colores tan sofisticados como verde siesta, japón suave, amarillo edredón, blanco jabón... Imposible decidir a ciegas. Para hacer honor a la verdad, la tía Ele no le ha cantado ninguno de estos colores a mamá por el teléfono pero SÍ están en el catálogo online de Leroy Merlin (mamá, tú tan exagerada como siempre).

Mientras en Madrid actúan, LA PROPIEDAD (mamá) se dedica a investigar en Internet, a guardar imágenes que después remite a la DIRECCIÓN FACULTATIVA DE LA PROPIEDAD (tía Ele). La dirección facultativa se encarga de adjuntar estas sugerencias al dosier de ideas propias y, tras valorar todas las opciones, es la responsable en última instancia de tomar la decisión final y la que debe hacer frente al siempre temido momento de comunicar las adiciones y modificaciones del proyecto a LA CONSTRUCTORA (abuelo Pepe) que, como no podía ser de otro modo, de entrada las rechaza de plano para finalmente adoptarlas y ejecutarlas diligentemente y sin rechistar. La tía Laura debe de estar muy ocupada porque no ha dicho ni mu... Será LA OKUPA en este organigrama.

En fin, que la tarea de investigación y documentación ha dado sus frutos. Mamá ha encontrado casitas de jardín realmente preciosas... La primera de ellas, que es una de sus favoritas, nos la presenta el blog Dos Family. La estructura de la casa es comprada, no como la nuestra que es «100% handmade», y lo que más nos gusta es que tiene luz a raudales y que no le falta ni el más mínimo detalle. Si queréis ver más fotos, hacec clic aquí.





miércoles, 25 de abril de 2012

Un osito en las nubes

El fin de semana pasado no hizo muy buen tiempo... Llovía, salía el sol un rato y volvia a llover. Un buen fin de semana para improvisar planes sobre la marcha... Niñas, ahora no llueve; coged las bicis que bajamos al parque (menos mal que lo tenemos justo en frente de casa). Lo bueno de los días así de coruñeses es que las nubes corren rápido por el cielo cambiando de forma constantemente... ¡Mirad, un osito! 


Que sí, hombre. ¿No lo veis? Mirad mejor. 



Esta tontería tan fácil a mamá le ha costado un rato largo... Está empeñada en aprender los rudimentos del Photoshop auqnue sea ella sola, con la ayuda de tutoriales en Internet. ¡Qué difícil es este programa, madre mía! En esta foto ha aprendido a añadir y utilizar formas personalizadas (nubes, gotas, tacita) y a hacer ¿máscaras de corte? (es decir, a meter el papelito cuadriculado dentro de las letras).

 

lunes, 23 de abril de 2012

¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!

Hoy es el Día del libro y, como todos los años, iremos a comprar libros por la tarde. Este año no hemos tenido tiempo para conocer las novedades editoriales pero seguro que hay alguno que llama nuestra atención. En lugar de rosas, queremos esta lámina que hemos encontrado en la tienda de Etsy Studio Mela. Chula, chula. Y tienen otras muy bonitas también.



 

viernes, 20 de abril de 2012

La casita del abuelo Pepe

(quien, por cierto, «chiflose»)

Con el paso del tiempo, mamá ha ido descubriendo que su parecido con el abuelo Pepe no se limita al aspecto físico (mamá es Ponte, Ponte) sino que también comparte con él algunos rasgos de personalidad bastante marcados. La abuela Lola siempre le decía «Eres más terca que tu padre» y seguro que es verdad. El abuelo siempre ha sido muy manitas y, con la jubilación, parece que está dando rienda suelta a su creatividad. Su último proyecto, que nos ilusiona mucho a todos los nietos pero sobre todo a mamá y las tías, es una casita en el jardín para todos nosotros. La idea surgió de él, no vayáis a creer que nadie le sugirió nada... Mamá puede imaginarse al abuelo en la cama, sin poder dormir, dando vueltas y más vueltas a la idea original, pensando en cómo plantearla, en cómo hacerla realidad... A ella le pasa lo mismo. Sin embargo, muchas veces —las más— es imposible materializar todo eso que en la cabeza de uno parece tan fácil, simplemente porque no todo el mundo tiene las mismas capacidades... Una noche, mamá imagina que escribe un cuento y consigue hacer unos dibujos preciosos... Otra noche, imagina que coge un retal y consigue transformarlo... ya no en un vestido bonito sino en un sencillo cojín... Imposible a todas luces. El abuelo —que una noche cualquiera imaginó su casita con todo lujo de detalles— se puso manos a la obra a la mañana siguiente: croquis y bocetos a escala (con escalímetro y papel milimetrado, que para algo es topógrafo) y rápido a comprar todo el material necesario. Las obras están muy avanzadas y quiere entregar las llaves cuanto antes... Y es que el abuelo, igual que mamá, también es muuuuuy impaciente. Mamá y las tías insisten en que no tiene que hacerlo todo él... que les deje la parte de la decoración... Pero el abuelo ya está nervioso porque quiere poner el papel pintado ¡HOY MISMO! 

Nosotras no hemos visto la casita pero los primos supervisan los trabajos y nos mantienen informadas de los progresos con fotos vía WhatsApp (sí, sí, mamá se ha modernizado en los últimos tiempos). Aquí la tenéis. Es una casita de planta cuadrada de 2x2 metros. Va a quedar chulíiiiiiiisima. Gracias abuelo.

Semana Santa casi un mes después

Ramito de flores silvestres que le traje a mamá de un paseo
Bueno, aquí estamos otra vez. La vuelta de Semana Santa ha sido una auténtica locura. Dos semanas frenéticas de trabajo, viajes de trabajo y actividades diversas. Por fin tenemos un ratito para contaros cómo nos fue. El tiempo no fue del todo malo en las Rías Bajas; de hecho, creemos que fue el rinconcito de España más resguardado de la lluvia y el frío esos días... aunque también tuvimos nuestra ración de agua. Lo pasamos muy bien, como siempre; hicimos muy pocas fotos, como nunca. Mucho paseo, mucho pescado, mucho Naútico... «Todo muy rico y muy abundante»

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...