sábado, 4 de febrero de 2012

Caracoleando en Betanzos

El sábado pasado, tal como anunciamos, fuimos a pasar el día a Betanzos. Hacía un frío tremendo pero mucho sol y, justo por eso, hoy escribo con 40 de fiebre y el paquete de kleenex a mi vera verita vera. Ay... [esto es un profundo suspiro].


Lo pasamos bien. Paseamos y papá y mamá tuvieron oportunidad de probar por turnos el súper objetivo que les trajeron los Reyes. Los dos quedaron muy satisfechos con las fotos que hace y están muy contentos con su regalo. Mientras tanto, nosotras bailamos en el kiosco de música al son de «si eu ti pego», por supuesto. Luego, comimos rico y tomamos un café al sol. Por la tarde fuimos al Parque del Pasatiempo, un parque enorme de finales del siglo XIX que tiene laberinto, grutas y pasadizos subterráneos, estanques con patos y cisnes, columpios, paseos... aunque todo un poco descuidado. Es una pena porque tuvo que ser precioso.





Por cierto, de Pauliño ni rastro. Lo buscamos sin parar pero nada de nada. ¿Estará ya caminito de su próximo destino en la ruta gallega?

miércoles, 1 de febrero de 2012

Ele y la première position

En nuestro cole, las actividades extraescolares son para mayores y los pequeñajos de tres años no pueden quedarse. Sin embargo, sí hacen excepciones para facilitar la vida a los papás más apurados, para que no tengan que pasar la tarde entera metidos en el coche de arriba abajo. Elenita es una de estas excepciones; «como es tan pequeña, la meteremos en juegos los martes y en teatro los viernes», dijo la secretaria muy amable. Y así empezamos el curso. Muy pronto Ele empezó a protestar; no le gustaba nada eso de «juegos» y prefería venir conmigo a bailar. La profe de ballet dejó que viniera uno de esos días que lloraba tanto y ya se quedó para siempre. Así que ahora, Ele tiene ballet los martes y teatro los viernes.

Un martes de ballet, hacia el final de la clase, la profe salió al pasillo a ver si había llegado ya mamá y al verla le dijo que pasara a vernos. La profe y mamá no podían aguantar la risa al ver a Elenita bailando en mitad del círculo de niñas sentadas, con una enorme sonrisa y esforzándose mucho para lucirse delante de mamá. Teníais que haberla visto. En realidad nadie sabe muy bien qué baila. Yo misma un día le dije a mamá: «Hay que desapuntar a Ele de ballet y apuntarla a otra cosa porque lo que ella baila... ¡no es ballet!». ¿Y qué hace entonces? ¿La apuntaremos a judo?


Este vídeo es muy cortito y de calidad regular pero servirá para que os hagáis una idea de a qué me refiero... Se trata de la première position; no hay nada más básico en ballet. Los calentadores son heredados de mamá (o de la tía Ele, es un asunto espinoso); se los hizo su tía Maru cuando eran pequeñitas. Súper ochenteros, ¿eh?



Y este otro vídeo es de una niñita en clase de ballet; es buenísimo. Y la profe taaaaaan buena: le dice que no se preocupe, que es todo culpa de las zapatillas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...