lunes, 19 de diciembre de 2011

COLD DOG



Cuando mamá era pequeña y Póker dormía en el jardín, ella y los tíos se lamentaban del frío que pasaría el pobre, ahí fuera en la gélida noche del invierno serrano madrileño. Los abuelos les consolaban: «No tiene frío; ¿no veis que lleva un abrigo de pieles?». Pues nuestro Chimo también tiene un abrigo de pieles y no hemos visto jamás un perro más friolero... Y eso que no duerme a la intemperie. En casa de los abuelos se pega tanto a la chimenea que parece que va a meterse dentro... el día menos pensado sale ardiendo... En casita, mirad lo que hace en cuanto alguien enciende el aparato ese de aire caliente... Es que NO FALLA.




martes, 13 de diciembre de 2011

1.000.000 mimos, 10 uds. besitos y 365 abrazos


Después de un puente de la purísima pasado por agua, lo único que hemos sacado en claro ha sido un resfriado familiar compartido que se ha manifestado de forma leve en todos nosotros; ninguno está en la cama y todos seguimos haciendo vida normal, pero no nos encontramos del todo bien. Necesitamos mimos y besos y mucho amor... Hoy sería el día perfecto para recibir una cajita de las de la campaña Todo lo demás es prestado. ¿La conocéis? Sirven para regalar mucho amor a la vez que se colabora con una obra social, la obra de San Juan de Dios. Amor y solidaridad; qué dos cosas tan bonitas... y en Navidad, más.



Hace dos años, después de ver esta iniciativa en un telediario, mamá buscó en Internet; entonces solo estaba en marcha en Barcelona y no había posibilidad de colaborar online ni nada parecido. La semana pasada, dando una vuelta por el centro comercial Marineda de La Coruña (más bien mil vueltas, porque mamá se aturulla en los centros comerciales y no se orienta nada) pasó al lado de un stand provisional de esta campaña solidaria y se llevó puestas las tres cajitas pequeñas: 1.000.000 mimos, 10 uds. besitos y 365 abrazos. No son baratas (5 euros cada una) pero nos parece el dinero mejor invertido estos días.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Viernes de cuento: El libro de las pequeñas cosas de Nina


"Este es un libro para cosas pequeñas:
las pequeñas cosas de Nina.
Valen cosas que encuentres,
cosas que colecciones,
cosas que hagas tú mismo,
cosas que dibujes,
cosas que te dé la gente,
cosas que quieras guardar en este libro...
Pero lo más importante es que sean cosas PEQUEÑAS.
Si lo que quieres es coleccionar cosas grandes,
consigue una caja".

Este viernes tenemos un libro especial que hemos conocido a través del magnífico blog sobre literatura infantil Soñando cuentos, que mamá sigue desde hace muuuucho tiempo. Se trata de El libro de las pequeñas cosas de Nina, de la editorial Gustavo Gili. Como podéis leer en cualquiera de estas dos páginas, es un libro de actividades, pero no uno cualquiera, no; también es una obra de arte en sí, porque el autor es el reconocidísimo artista pop Keith Haring. ¿Quién no ha visto alguna vez su obra reproducida en láminas decorando las paredes de algún bar, por ejemplo? ¿A que os suena?


La historia del libro también es muy bonita. «Además de ser un estímulo para la creatividad e imaginación de los niños, El libro de las pequeñas cosas de Nina es el reflejo de una historia de amistad entre el artista plástico estadounidense Keith Haring y Nina Clemente, la hija del pintor italiano Francesco Clemente. En 1988, en ocasión del séptimo aniversario de Nina, Keith Haring le hizo un regalo extraordinario: un ejemplar artesanal único de este libro. Más tarde, en 1994, la obra se comercializó en edición facsímil en los Estados Unidos y, en la actualidad, este libro cuenta con ediciones en italiano, francés y portugués a las que se suma esta nueva edición, que pone el libro a disposición del público hispanohablante. Nina ha cumplido 30 años, vive en California y es chef».



¡Ah, bueno! Y hablando de libros de actividades distintos y originales. El día en que la casa de los abuelos se convirtió en galeón pirata por unas horas, las amigas de mamá Sita y Pez+Rafa me regalaron La cocina de dibujos, de Hervé Tullet, ese señor conocido como el mago de los libros de preescolar del que nos hemos declarado auténticas fanáticas en más de una ocasión (nos encanta que algunos toméis nota cuando nos leéis...). Sobran las palabras; ¡a cocinar se ha dicho!




Y así, a medida que nuestra biblioteca crece y crece, mamá tiene que recurrir a su ingenio y a muchos blogs para poder guardar todos los cuentos ordenaditos y a mano.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...