miércoles, 2 de noviembre de 2011

Tierra... trágate a mamá


A papá y mamá no les gusta nada, nada, que utilicemos «palabras feas» y nosotras, poco a poco, hemos ido desterrando de nuestro vocabulario «palabrotas» como tonta, esto está asqueroso, no me da la gana... «Elena, eres ton... tiluqui...; mamá, no he dicho tonta, he dicho tontiluqui». «Lola, eres una estu...penda». Sin embargo, aunque lo vamos teniendo claro, todavía hay veces que nuestro «celebro» se despista.

El viernes mamá y Elenita se fueron de excursión (¡yujuuu!) a urgencias. Elena se quejaba de un oído y allá que se fueron las dos con la idea de echar la tarde entre toses y estornudos. En la sala de espera no había mucha gente, así que Elena sacó del bolso de mamá a OsitoDeNacer*, con su sabanita y su vaso de agua. «Es que está malito». Una vez que a OsitoDeNacer le asignaron una cama libre, la solícita enfermera Elena se volcó en procurarle con mimo todos los cuidados precisos, sin separarse un segundo de su lecho de enfermo: ahora bebe agüita, ahora toma el Dalsy y NO LO ESCUPAS, ahora agüita otra vez... Desde el otro lado de la sala de espera, un señor con bigote negro, aburrido de esperar, empezó a hacerle monerías a Elena. Primero, en silencio absoluto, se limitó a poner caras raras y a hacer muecas divertidas y Elena, como toda respuesta, se limitó a esconderse vergonzosa entre las piernas de mamá. Después de un rato, el señor con bigote negro empezó a hablar a Ele muy amable: «ese oso está muy malo, ¿eh?», «necesita una aspirina», «¿tiene fiebre el osito?»... Elena le miraba curiosa, pero no se molestó en responder ni a una sola de sus observaciones. Desde el pasillo llamaron al siguiente: «Señor con bigote negro, pase usted». El señor con bigote negro se levantó y, cuando estaba saliendo por la puerta, Elenita miró a mamá y dijo, palabras textuales: «ESTE LOCO SOLO DICE TONTEDÍAS». Mamá no quería ni mirar... Disimula; nanana... ¿Lo habría oído? Ni siquiera se atrevió a regañar a Ele hasta que oyó cómo se cerraba la puerta detrás del señor con bigote negro... Al cabo de un rato dijeron el nombre de Elena. Hala, OsitoDeNacer, sabanita y vaso de agua al bolso; vamos a ver al médico. El señor con bigote negro salía de la consulta cuando mamá y Ele entraban y entonces, dando al traste con cualquier esperanza que mamá pudiera albergar (por ejemplo, «por favor, por favor, que el señor con bigote negro sea SORDO»), dijo en tono amenazante/vengativo mirando fijamente a mi hermana:

«TE VAN A PONER TRES INYECCIONES»

***********************************************************************************
*OsitoDeNacer es el osito que le regalaron a Elenita el día que nació y se ha quedado con ese nombre. Para qué complicarse, ¿verdad? Por cierto, la foto de la mamá «tragada» es de Jorge Pozuelo.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...