viernes, 11 de noviembre de 2011

Cómo «se hace» un bebé

Ya tengo cinco años y es normal que empiece a despertarse en mí la curiosidad por determinados temas y comience a plantearme algunos de los «insondables misterios de la vida». El día de mi cumple, volvíamos de inglés; llovía, era de noche y había un atasco tremendo. Mamá empezó a contarme la misma historia de todos los años (lo habrá heredado de la abuela Lola): «Lola, hoy hace cinco años que, después de nueve meses, pensaste que la barriga de mamá se te había quedado pequeña. Empezaste a dar patadas para que mamá se enterara de que ya tenías ganas de dormir en una cunita para poder estirar las piernas y bla, bla, bla». Cuando mamá terminó su relato, le dije: «Ya, ya, pero lo que yo no entiendo es cómo apareció mi semilla en tu barriga». Mamá titubeó... dijo que la puso papá e inmediatamente intentó desviar el tema: «entonces la semilla empezó a crecer, le salieron brazos y piernas y luego deditos...». Ya, ya, pero ¿cómo la puso papá?... ¿Se metió dentro?... Los coches de delante empezaron a avanzar y mamá me dijo que tenía que concentrarse en la carretera... baños... cenas... dientes... cama... No volvió a acordarse de nuestra conversación inacabada. Yo he indagado por mi cuenta y he abierto una nueva línea de investigación, porque me parece a mí que mamá tampoco lo tiene muy claro...


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...