lunes, 11 de abril de 2011

Un tesoro enterrado

Este fin de semana lo hemos pasado en San Vicente, los cuatro solitos. Ha hecho buen tiempo, aunque nada que ver con el calor de la última semana en La Coruña... que parecía que se acercaba el fin del mundo... es que ni en pleno julio. La cosa es que hemos disfrutado mucho: un poco de playita, que ya iba siendo hora este año, y mucho de comidita rica.

La intrépida exploradora Elena, acompañada de su fiel y querido papi, abandona el campamento base en una peligrosa misión de reconocimiento. De pronto, a escasos veinte metros del punto de partida, divisa un objeto brillante semienterrado en la arena. No hay tiempo que perder. Misión abortada. Ya reconoceremos el terreno en otro momento. Tenemos que volver inmediatamente al campamento para poner el tesoro a salvo. Papi, no mires atrás y corre con todas tus ganas. Si te caes, te levantas. Si me caigo, me levantas.


En una de las fotos de este mosaico efectivamente me caigo, tal como vaticiné antes de iniciar la carrera. Podéis hacer clic para ver todas las fotos algo más grandes, pero aún así aquí la pongo también para que podáis apreciar mejor lo bien que sé aterrizar con toda la cara. Es que hasta levanto una nube de arena...

1 comentario:

  1. Cris, no te digo nada porque ya sabes lo que podría escribir, no? Una más como la cabeza colgando de Lola...
    Ele.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...