viernes, 25 de marzo de 2011

Cambio de padres

Algunos días, mamá es un poco gritona... Otros, papá es algo mandón... Hay días en que ni mamá ni papá tienen demasiada paciencia; si nos portamos mal nos castigan; en ocasiones no les apetece jugar con nosotras. Hay días que no nos dan chocolate; nos dicen que no interrumpamos a los mayores cuando hablan; nos mandan al baño ¡CON CABEZA!; nos ordenan recoger los juguetes; nos piden que no nos peleemos; nos obligan a compartir; los cuentos no se pisan; la plastilina no se come; las ceras lejos del sofá; las espinacas están muy ricas; no se anda descalza por casa; en la mesa no se juega; el abrigo en su sitio; tengamos la fiesta en paz; NI MAMÁ NI JULIÁN*. En los peores días, Elenita y yo cambiaríamos de papás... Y no lo decimos con la boca pequeña. Hemos sabido que existe un Catálogo de padres para niños que deseen cambiarlos (editorial Corimbo) y, como las cosas se pongan muuuuuy feas, no tendremos otro remedio que recurrir a él. Este catálogo ofrece una amplísima variedad de padres de todos los tipos imaginables. Además de una fotografía de cada pareja, el catálogo proporciona una exhaustiva descripción de las características... para que nadie se lleve a engaño. Lo único que hay que hacer es elegirlos bien y rellenar el formulario de pedido. En cuarenta y ocho horas el nuevo par papá/mamá estará en la mismísima puerta de casa. ¡Ah! y aplican una política de devoluciones que permite recuperar a los papás originales en cualquier momento, independientemente del estado en que se entreguen de vuelta los padres de sustitución. ¿Será que algún niño ha llegado a arrepentirse de cambiar a su mamá gritona por una divertidísima mamá cabezaenlasnubes? ¿Será que alguna niña ha llegado a pensar que prefiere a su papá mandón antes que al simpatiquísimo nuevo papá forzudomayor?



:::::::::::::::::::::: * NI MAMÁ NI JULIÁN ::::::::::::::::::::::

Origen del dicho: heredado de la abuela Lola, que a su vez lo heredó de la bisa Conchita. Lo que no consta en las memorias familiares es por qué Julián y no cualquier otro nombre.
Contexto de aplicación: cuando una mamá, harta de oír justo eso, el vocativo MAMÁ, estalla porque no puede más.
Ejemplo de uso: «mamá, mira a Ele», «mamá, es que Ele...», «pero mamá...». ¡NI MAMÁ NI JULIÁN!
Info adicional: mamá siempre quiso que se diera la ocasión de poder decir «ni mamá ni Julián»... le hacía ilusión. Ahora lo dice más veces de las que jamás imaginó que tendría que hacerlo. ¿Pues no querías sopa?

1 comentario:

  1. Buscaré ese catálogo en la biblioteca y se lo dejaré leer a mi hija para los días malos....
    Nunca había oído la frase casera. Está genial tener una!!
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...