jueves, 31 de marzo de 2011

Y más pajarines



Recordemos ahora otras cutreanimaciones hechas por mamá: Lola & Elmo y este otro pajarito. Pobrecita... ella se lo pasa bomba...

miércoles, 30 de marzo de 2011

¿Repetimos?

A veces, mamá necesita que alguien le explique por qué hacemos determinadas cosas y si es conveniente o no fomentarlas en nosotras. No le basta con satisfacer nuestros deseos sin más, no. Hoy es el caso de «la repetición»... así, en el sentido más amplio de la palabra. A Elenita y a mí nos gusta repetir y repetir y repetir y repetir hasta la saciedad: aprendemos una nueva canción y la repetimos hasta confundir la letra... Aprendemos un nuevo juego y lo repetimos hasta aborrecerlo... Aprendemos una nueva palabra y la repetimos hasta que a mamá le suena tan rara que duda de que exista... Aprendemos a pintar árboles y pintamos árboles hasta convertir las paredes de casa en un auténtico bosque...
Ya sabéis que mamá no es muy amiga de leer todo lo que se escribe sobre los niños y el desarrollo infantil, y mucho menos de asimilar toda esa información como si de verdades verdaderas se tratara. Pero a veces busca curiosa y algunas lecturas sí consiguen disipar alguna duda y tranquilizarla. Esta semana ha leído esto y ha respirado un poco aliviada: «Los niños pequeños necesitan y disfrutan de la repetición. Repetir los ayuda a aprenderse el juego, a desarrollar destrezas específicas y a desarrollar la autoconfianza».

Ahora «repito» pajaritos voladores... Y mamá ya no intenta disuadirme para que deje de pintar pájaros y más pájaros... Ya no insiste en enseñarme «la técnica» de las mariposas o la de las margaritas... Me deja hacer y yo tan contenta. Pico, cuerpo, alas, patas, coloreo. Pico, cuerpo, alas, patas, coloreo. Pico, cuerpo, alas, patas, coloreo. Y así hasta el infinito.



Y todas estas bandadas a mamá le sugieren algo...

sábado, 26 de marzo de 2011

viernes, 25 de marzo de 2011

Leer para crecer


Normalmente, la jornada laboral de mamá termina antes de que volvamos del cole. Cuando no es así, en los casos que mamá tiene que trabajar por la tarde necesariamente (que pueden deberse a un plazo imposible impuesto por el cliente o a un error de cálculo atribuible a mamá), papá procura organizarse para pasar la tarde con nosotras y, si no puede, la abuela Elena nos echa un cable. La cosa es que mamá, contando con esas tardes cero productivas, suele dejar algunas dudas que le surgen durante el día para resolverlas después; entonces, tranquila en el sofá, consulta uno tras otro todos los diccionarios que pueden ayudarle. Durante estos ratos, le hacemos compañía mientras miramos nuestros cuentos... A veces, cuando por fin nos levantamos para empezar con baños, cenas, etc., sobre el brazo del sofá se amontonan todos los «volúmenes consultados» durante una tarde fantástica. A mamá le encanta que nos guste tanto mirar los cuentos y que queramos apurar el primero para pasar al siguiente... Le divierte que inventemos finales y tengamos nuestra propia «interpretación de los hechos»... Espera que de mayores conservemos este «placer de la vida» y seamos grandes lectoras... porque leer es muy sano y muy divertido. Mirad estos vídeos. Las dos campañas de fomento de la lectura nos gustan mucho. La primera es canadiense y más impactante; la segunda es producto nacional, made in Spain, y no le falta ni pizca de razón.




Cambio de padres

Algunos días, mamá es un poco gritona... Otros, papá es algo mandón... Hay días en que ni mamá ni papá tienen demasiada paciencia; si nos portamos mal nos castigan; en ocasiones no les apetece jugar con nosotras. Hay días que no nos dan chocolate; nos dicen que no interrumpamos a los mayores cuando hablan; nos mandan al baño ¡CON CABEZA!; nos ordenan recoger los juguetes; nos piden que no nos peleemos; nos obligan a compartir; los cuentos no se pisan; la plastilina no se come; las ceras lejos del sofá; las espinacas están muy ricas; no se anda descalza por casa; en la mesa no se juega; el abrigo en su sitio; tengamos la fiesta en paz; NI MAMÁ NI JULIÁN*. En los peores días, Elenita y yo cambiaríamos de papás... Y no lo decimos con la boca pequeña. Hemos sabido que existe un Catálogo de padres para niños que deseen cambiarlos (editorial Corimbo) y, como las cosas se pongan muuuuuy feas, no tendremos otro remedio que recurrir a él. Este catálogo ofrece una amplísima variedad de padres de todos los tipos imaginables. Además de una fotografía de cada pareja, el catálogo proporciona una exhaustiva descripción de las características... para que nadie se lleve a engaño. Lo único que hay que hacer es elegirlos bien y rellenar el formulario de pedido. En cuarenta y ocho horas el nuevo par papá/mamá estará en la mismísima puerta de casa. ¡Ah! y aplican una política de devoluciones que permite recuperar a los papás originales en cualquier momento, independientemente del estado en que se entreguen de vuelta los padres de sustitución. ¿Será que algún niño ha llegado a arrepentirse de cambiar a su mamá gritona por una divertidísima mamá cabezaenlasnubes? ¿Será que alguna niña ha llegado a pensar que prefiere a su papá mandón antes que al simpatiquísimo nuevo papá forzudomayor?



:::::::::::::::::::::: * NI MAMÁ NI JULIÁN ::::::::::::::::::::::

Origen del dicho: heredado de la abuela Lola, que a su vez lo heredó de la bisa Conchita. Lo que no consta en las memorias familiares es por qué Julián y no cualquier otro nombre.
Contexto de aplicación: cuando una mamá, harta de oír justo eso, el vocativo MAMÁ, estalla porque no puede más.
Ejemplo de uso: «mamá, mira a Ele», «mamá, es que Ele...», «pero mamá...». ¡NI MAMÁ NI JULIÁN!
Info adicional: mamá siempre quiso que se diera la ocasión de poder decir «ni mamá ni Julián»... le hacía ilusión. Ahora lo dice más veces de las que jamás imaginó que tendría que hacerlo. ¿Pues no querías sopa?

Flores sin salir de casa

Esta semana hemos estrenado una nueva primavera y, como las primaveras anteriores, esta época nos sugiere flores y sol y pajaritos y paseos y calorcito... Hace dos años recorrimos la orilla del mar en busca de las primeras flores «de agua salada» de la temporada y, el año pasado, dedicamos un reportaje fotográfico muy parecido a las flores de «agua dulce» que crecen a la orilla del río. Este año hemos pensado que les toca el turno a las flores de casa... las flores de «agua del grifo». Todas ellas nos acompañan en casita cada día pero en primavera están mucho más bonitas... ¿Será la luz?


Como podéis ver, hay flores de verdad y flores de mentira, flores para adornar y flores para tortilla, flores pintadas y flores fabricadas, flores que escriben, flores que alimentan, flores que pisan (papeles) y flores que dan vueltas...

Ah, se nos olvidaba: esta primavera es la primera que en casa sobrevive ¡la flor de Pascua! Todos los años se muere sin remedio antes de Reyes...

viernes, 18 de marzo de 2011

Es lo que tiene la pereza...

que vas dejando las cosas para otro momento, otro día u otra semana y, al final, se acumulan una encima de la siguiente y, cuando quieres ponerte, «se te ha hecho bola». En ese punto estamos nosotras: de repente hay mil cosas que contar... Empecemos por cualquier sitio entonces...

Hace unos días la tía Laura le envió a mamá un correo electrónico en el que decía: «Seguro que te encanta». La siguiente frase completaba el escueto mensaje de la tía: «Esta se aburre más que tú». La tía Laura no se equivocaba. El mensaje incluia un montón de fotografías y mamá pensó al instante: «qué pena que Elenita ya no sea una bebota dormilona que si no...». Hemos sabido que esta mamá fotógrafa tan inspirada es una publicista nórdica con una gran imaginación. Se llama Adele Enersen. ¿Os gusta?






jueves, 10 de marzo de 2011

Pereza

Hace mucho tiempo que no os contamos nada y esta vez NO TENEMOS EXCUSA... Últimamente hacemos pocas fotos y dedicamos gran parte de nuestro tiempo libre a actividades tranquilitas, como pintar y leer cuentos... Ninguna aventura que merezca la pena contar... Este puente de carnaval hemos viajado a Madrid; había que aprovechar porque ya son pocas las veces que podemos pasar allí cuatro días seguidos: no puedo perder días de colegio porque la lección «perfeccionamiento del número 3» es clave para mi vida académica futura. Como siempre, lo hemos pasado muy bien con los primos y los tíos y los abuelos y ya los echamos de menos a todos. En el viaje, hemos visto un montón de nieve y de cigüeñas y, con eso de tener que ir tan despacito, nos ha dado tiempo hasta para hacer algunas fotos en marcha. Nos caen muy bien las cigüeñas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...