jueves, 10 de febrero de 2011

Pues tú eres un... ¡BICHO BOLA!

No me preguntéis por qué pero a Elenita y a mí nos hace muchísima gracia que exista un bicho que se llame «bicho bola»... El nombre de ningún otro bicho del mundo incluye la palabra «bicho»... Bueno... ahora se me ocurre el «insecto palo» o ¿no se llama así? El caso es que, aunque basta con verlo para saber sin duda que es un bicho, no se puede prescindir de esta palabra en el nombre. ¿O sí? ¡Mira, una bola! No, no queda claro. Aparte de tener un nombre divertido, el bichito también nos parece muy gracioso. Cuando jugamos a llamarnos cosas («pues tú eres una zanahoria», «pues tú eres un mono loco»), ser un bicho bola es todo un honor. Y parece que estos bichos gustan a más gente porque les han dedicado un cuento enterito... Lo queremos. Y tú... ¿eres un BICHO BOLA?




¡Ooooh! Mi gozo en un pozo. Mamá acaba de decirme que el bicho bola también se llama «cochinilla de la humedad» y que, por tanto, el nombre que tanta gracia nos hace no es imprescindible... Tiene hasta un nombre en inglés o gallego o chino: Armadillium opacum.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...