sábado, 5 de febrero de 2011

«LELE PIPA»

Llevo dos noches seguidas acostándome sin cenar... Es que comer me aburre tanto... Primero me dan el biberón, porque si como antes después no lo quiero. Así que, una vez liquidado el asunto del bibe, me siento a la mesa y ahí me quedo sentada, con la primera cucharada de lo que sea en la boca para siempre... Todo se me hace bola; da igual si es carne, pescado, tortilla, arroz, espaguetis... Mamá o papá (el responsable de la cena ese día) se desespera y, al final, me mete en la cuna; muy enfadados ellos y muy enfadada yo. Como dicen que nunca tienes que irte a la cama enfadado, al rato les llamo y, en un intento por ablandarles el corazón, con voz de buena digo: «Lele pipa». Casi nunca me duele la tripa de verdad pero con esta frase persigo dos cosas: por un lado, que me hagan un mimo y, por el otro, explicarles que tenía una buena razón para no cenar (aunque no sea verdad...). Si no, no me quedo tranquila.

Que conste que, el día de la foto... ¡«lelía pipa» de verdad!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...