lunes, 31 de enero de 2011

Aguinaldo y cotillón

Como este año no pasamos la Nochebuena en Madrid, el tradicional aguinaldo se pospuso hasta Nochevieja. Según las normas no escritas de esta tradición Catena, pueden pedir el aguinaldo todos los que AÚN reciban paga de sus padres, aunque tengan 26 años. Como es costumbre, los niños nos sentamos en el suelo, frente al árbol, y cantamos todos los villancicos que nos sabemos... y los que no nos sabemos. Este año, como todos éramos pequeños ―los primos mayores no estaban―, existía el riesgo de que alguno de nosotros no llegara despierto al aguinaldo, de manera que cantamos antes de que los mayores cenaran y ¡menudo acierto! Pudieron cenar tranquilos mientras nosotros nos entreteníamos con todas las sorpresas «llovidas del cielo» porque, este año, como no había primos mayores tampoco ha habido dinero sino pegatinas, lápices de colores, maracas y mil cosas mucho más interesantes que un puñado de monedas sucias que, además, podían tragarse los más pequeños.


Y después, las uvas, los brindis y la fiesta pagana... Qué bien nos lo pasamos... Nos dieron las mil y monas y, a algunos mayores ―los de siempre―, ¡las seis y pico de la mañana!



sábado, 29 de enero de 2011

Un barquito de cáscara de nuez...


Un mosquito sin miedo va en él
muy seguro de ser buen timonel.

La pregunta es obvia: ¿para qué tanto Rey Mago y tanta cosa si al final jugamos con el balde de la ropa, que es el mejor barco velero que puede surcar los mares del sur?

Primada

Cada vez que nos reunimos todos los primos, la abuela Lola necesita hacer una foto de grupo. En esta ocasión, lo repitió varias veces durante la tarde pero, por H o por B, entre siestas y meriendas, cada vez que lo decía faltaba alguno. Al final, cuando los primeros estaban a punto de salir por la puerta, volvió a acordarse y aquí nos tenéis a todos sentaditos muy formales en las escaleras después de otro día agotador.


En busca del tesoro pirata


Uno de los juegos favoritos de estas Navidades con los primos ha sido dibujar mapas de tesoros imaginarios y recorrer de arriba abajo la casa de los abuelos en busca de cuevas piratas... Debajo de la mesa camilla, debajo de la mesa de la cocina... El abuelo encontró en el sótano un mapa qué solo él pudo descifrar (porque el abuelo fue pirata en sus tiempos mozos). Hizo falta quemarlo (bueno, ahumarlo más bien) para que aparecieran sobre el papel, una tras otra, las pistas que nos llevarían al gran tesoro. Al día siguiente, nos propusimos llegar hasta el final y, después de dar con la clave de mil y una pistas escondidas por todo el jardín ―algunas de ellas muy complicadas―, ¡lo encontramos! Tuvimos que sumar años, interpretar mapas y un montón de cosas más. Nos gustó tanto el juego que nada más terminar gritamos: ¡Otra vez!






Anuncio de «madrinita»


Durante estas fiestas, los tíos Elena y Nano hicieron oficial que mamá será la madrina de la prima Laura. El tío Nano se toma estas cosas muy en serio y necesitó someter a mamá a un test para asegurarse de que era la mejor opción... En realidad, una pregunta bastó: «¿Cambiarías las cacas de tu ahijada?». La respuesta de mamá fue rápida: «hasta el año, todas», y el tío Nano terminó de convencerse.

viernes, 21 de enero de 2011

2011 de locos

Hola a todos... ¡Cuánto tiempo! Hace ya un par de semanas que acabaron las fiestas y que volvimos a casa y a la rutina de siempre... Sin embargo, no hemos tenido ni un minuto para contaros nada de nada... Mamá ha empezado el año con toneladas de trabajo (que no falte nunca) y el ordenador está que echa humo... Tenemos un montón de historias de Navidad y otro montón de fotos que las ilustran así que, en cuanto tengamos un rato, iremos juntando unas con otras para enseñároslo todo... Este fin de semana toca de nuevo hacer maletas y dormir en camas que no son las nuestras... El lunes nos vemos, ¿vale?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...