viernes, 22 de octubre de 2010

Respirar hondo

Mamá sabe que es feliz, que tiene los mejores padres del mundo, un marido que no se merece, unas hijas que llenan de alegría su corazón, unos hermanos que son parte de ella misma y unos amigos que no pueden ser mejores... Vive una vida bonita, tranquila y plena, llena de momentos irrepetibles que atesorará para siempre; por suerte, tiene un trabajo que le gusta y llena... Todo eso lo sabe perfectamente y no lo cambiaría por nada... Dicho esto, a veces tiene días (o ratos) en los que le gustaría cerrar los ojos, respirar hondo y abrir los ojos para encontrarse en otro sitio... muy lejos... ella sola... Hoy es uno de esos días. Ha respirado hondo con los ojos cerrados y, al abrirlos de nuevo... nada, seguía en casa, en pijama delante del ordenador... Entonces ha corrido a buscar algo, se ha sentado de nuevo, ha respirado hondo con los ojos cerrados y, al abrirlos, esto es lo que ha visto...


Hasta allí se ha ido y allí se ha sentado un rato, respirando muy despacito... más despacito... esta vez, con los ojos bien abiertos. Ya ha vuelto y se encuentra mucho mejor, gracias.

La foto la hizo ella hace casi 15 años... La guarda en papel, en un viejo sobre de cartón en el que escribió hace mil años, con letras grandes, «Mis fotos favoritas». Es el abuelo Pepe leyendo el periódico en un peñasco de Machu Pichu. ¿Os imagináis un lugar mejor para leer el periódico? [Aunque pensándolo mejor, tal como está el mundo, ahí sentado debería estar prohibido leer ningún periódico]. Y a vosotros, ¿dónde os gustaría aparecer al abrir los ojos? Mamá dice que puede adivinar por lo menos una respuesta, ¿verdad sherpa?

5 comentarios:

  1. Yo siempre me imagino lo mismo:
    Un playa de excándalo a los pies del hotel más exclusivo imaginable, una señora tumbona, una toalla de algodón casi egipcio, el bikini envidia de los posibles-casi imposibles visitantes de la playa, una pamela propia de una actriz de hollywood y mi maridito trayéndome un mojito y diciéndome lo buena que estoy...........
    Total que para cuando acabo de imaginarme eso ya tengo uno más monstruitos gritándome al delicado oído de su madre:"Mamá esto, mamá aquello" y así, de un plomazo y sin anestesia vuelve una al mundanal ruido y se da cuenta de que:
    1- A tu hijo mayor sigue sin salirle la frase de inglés que le pusiste
    2-Tu hijo mediano llora porque su hermano bebé le está tirando todo el rato los piratas con los que jugaba
    3-El bebé lleva una tarde.......
    En fin, que adiós mojito, toalla de algodón exclusivo,playita y encima tu marido aún no llegó del trabajo y el panorama en casa te lo comes tu solita....
    ¿Te he resuelto la duda?
    Morena

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja. Pues me has alegrado la tarde, More... La situación real es calcada, aunque yo sólo tengo dos... No sé qué haría con uno más...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Podría estar horas y horas en un sitio así. Gracias por visitar mi blog y un besito. Mila

    ResponderEliminar
  4. Yo, a pesar de lo urbanita que soy y que siempre elegiría un lugar lleno de gente para perderme, cuando cierro los ojos porque quiero irme, me veo frente al mar. Desde que estuve en Ibiza, en cualquier cala con chiringuito y también con un mojito o una Coronita muuuuy fría. Ahora, cuando en vez de querer irme, cierro los ojos porque quiero volver, me veo subiendo las escaleras de casa de mis abuelos en brazos de mi padre, y conmi hermana, dormida, en el otro brazo. ¿Cómo pueden grabarse tan hondos los recuerdos y cómo pueden parecer tan reales al evocarlos?

    ResponderEliminar
  5. Ay, Van, que me pongo a llorar...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...