miércoles, 23 de junio de 2010

Tata, tata y tata

Considerando todo lo expuesto en esta entrada de hace unos cuantos días, podéis haceros una idea de los apuros que pasamos mamá y yo cuando Elenita nos pidió sucesivamente una tata, la tata de mamá y mi tata. No conseguíamos saber qué quería y ella se impacientaba. «Pero, Ele, si ya tienes una galleta en la mano... Cómete esa y después te doy otra». Y Ele seguía llorando porque ahora quería esa tata de mariquitas tan bonita... O la tata de Pluto que yo tenía en la mano. ¿No es para volverse loca?


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...