miércoles, 23 de junio de 2010

Lale Pepe

Seguro que a estas alturas ya sabéis que el lale (o abuelo) Pepe es un manitas. Sabe hacer muchas cosas... chapucillas y arreglos varios... Se atreve con todo menos con la albañilería... Dice mamá que si hubierais visto el intento-de-caseta-para-Póker que hizo el hijo tierno hace unos veinte años os moriríais de la risa. En fin, que como sabe hacer mil cosas, mamá no hace más que pedirle y pedirle... y el abuelo ¡obedece al instante! Hace algún tiempo, mamá vio una foto en algún blog y se quedó con la copla. No sabemos en qué blog fue porque ya sabéis, un blog te lleva a otro y ese a otro y ese a otro y, al final, no sabes dónde empezaste. La cosa es que le dijo al abuelo que quería esto así y así y, al día siguiente, visto y no visto, el abuelo había hecho eso justo así y así... El pobre ni siquiera sabía para qué servía...

Mamá lo ha pintado y decorado para una habitación de niñas, una de ellas en edad de rosa y de princesas y de más rosa y de más princesas... Y así de bonito nos ha quedado.

¿Que qué es? Pues es una mesita de noche especial. Podemos dejar el vasito de agua dentro y, si nos vence el sueño, colocar el cuento en el tejado para saber por dónde lo hemos dejado. Además, tiene un calendario que mamá ha hecho con papelitos y unos vasitos que le dio la prima Ana el día del bautizo de la prima María (del que muy pronto os hablaremos).

Et voilà! La mesita de noche instalada. Ya sabemos que tenemos una habitación atiborrada de mil y un cachivaches... Es que es muy pequeña; pero no os preocupéis que tiene que llegar el día en que la cuna salga del cuarto... Además, hemos oído que el tamaño de los juguetes disminuye a medida que los niños crecen... El lale Pepe siempre dice que le agobian los cuartos tan llenos de cosas pero bien que contribuye a llenarlos...





0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...