jueves, 3 de junio de 2010

Ay, qué risa

La otra tarde mamá aprovechó que estábamos las dos tranquilitas para meterle las tijeras al chaleco del vestido de galleguita de Ele. ¡Qué risa! Leti, la profe de Ele, le había mandado un patrón, pero... era el patrón de un chaleco que no se abrocha. El nuestro se ata con un cordoncito haciendo "equis". Lo veis, ¿verdad? Pues eso, que mamá no contó con la barrigota de Elena y cortó la parte delantera igualita que la trasera. Cuando se lo probó, con el cordoncito y todo, tuvo un ataque de risa incontrolable... como cuando era pequeña, en clase... no podía parar de reír... Tuvo uno de esos ataques de risa que saben mucho mejor si se comparten con alguien... y sólo estábamos nosotras, que no entendíamos nada... Y la pobre Elena mucho menos, embutida en un trozo minúsculo de fieltro gordo y negro... La anécdota termina con mamá LLORANDO DE LA RISA y Elena LLORANDO DE LLORAR...


Aquí está la foto del chaleco... sin Elenita dentro... ¡sólo faltaba! Hemos aumentado el brillo de la foto para que se vean bien los detalles pero es negro como el azabache.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...