martes, 13 de abril de 2010

Elenita AMORRÓ

Ahora que estaba examinando detenidamente la foto de mi perfil, me ha dado la sensación de que me faltaban labios, así que he decidido ponerme morros.

¿Os cuento qué ha pasado en realidad? Pues que ayer en la guarde di un traspiés y me fui al suelo de bruces. Amorré, como dicen en gallego. A mamá le encanta esa palabra; «Elenita amorró». Le hace mucha gracia. En fin, que mamá dice que los responsables de la caída son dos: el directo, las zapatillas nuevas; y el indirecto, la abuela Lola. Y me explico: la abuela insiste en que todo el calzado que me pone mamá me queda pequeño y que por eso meto «ligeramente» los pies al andar. Mamá le dice que no, que los meto porque los meto pero, aún así y por si acaso (no vaya a ser que la abuela tenga razón...), me ha comprado un par de zapatos nuevos para el cole. Decir que son «crecederos» es quedarse corto... muy corto. Así que, justo el día que los estrené, me armé un lío entre pies-que-meto-al-andar y zapatillas-gigantes-de-payasete y claro, pues no me quedó otra que amorrar de emergencia.

Hoy mismo, luzco así de hermosa. Only youuuuuuuuuuuuu!


Damos gracias porque no se me rompió ningún diente...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...