jueves, 25 de marzo de 2010

Cambio de planes

Pobres papá y mamá... Hoy, la tarde prometía... por lo menos, un rato de siesta bueno... La abuela Elena iba a buscar a Lola al cole a las cuatro, así que podían descansar hasta las cinco, más o menos, antes de ir a buscarme a mí...

A las cuatro en punto, tumbaditos en el sofá con el ojillo medio cerrado, ha sonado el teléfono. En la pantalla: «Cole Ele». Antes de descolgar, mamá ya sabía lo que le iban a decir: «Mira, que Elenita se ha levantado de la siesta con 39 y medio...». Y eso es exactamente lo que le han dicho... con esas mismísimas palabras. ¿Cuántas veces van ya este año? Hemos perdido la cuenta... Y siempre es igual... después de la siesta y hasta 40 del tirón, sin avisar antes de ninguna manera, sin dar ninguna pista... Ni tos, ni mocos, ni distinto ánimo. «Estuvo bien toda la mañana, comió perfectamente...» (fijaos en el tiempo verbal utilizado, que no es casual...).

Mañana nos vamos a Sanvi a pasar la Semana Santa... si las cosas no se tuercen, claro.

Colecciono jeringas dosificadoras... una por cada visita al pediatra...


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...