lunes, 25 de enero de 2010

Mmm... ¿a qué venía yo?

¿No os pasa a veces que vais a hacer algo y se os olvida y, para acordaros de qué era, tenéis que volver al sitio exacto donde lo pensasteis por primera vez? A mamá le pasa muy a menudo últimamente... Anda toooodo el día despistada y se olvida de cosas que son básicas (que os cuente si no lo que pasó con la taza que metió en el micro para hacerse un poleo... ¡SIN AGUA!). Pues el viernes ocurrió que mamá estaba pensando en hacer algo importantísimo y se le olvidó. Mientras trataba de acordarse yo arrastraba la banqueta de la cocina y gritaba pidiendo una galleta.
- Lola, cielo, deja de hacer eso.
Me lo repitió hasta tres veces de buenas maneras... (ya sabéis, con las madres, «por las buenas lo que quieras; ahora por las malas...»). Mientras, cada vez más nerviosa, seguía intentando acordarse de eso tan importante que tenía que hacer.
- Lola, al final te voy a dar un azote.
Así que me senté «canquila» en la banqueta a esperar. De repente, mamá dijo en voz alta:
- ¿Qué tenía que hacer yo?
Y yo se lo recordé:
- Darme un azote.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...