jueves, 12 de noviembre de 2009

Bye-bye «pete» del alma

Ya tengo tres años y, según papá y mamá, «las niñas de tres años ya no pueden dormir con chupete». Así que la noche de mi cumple fue la primera que, pese a mis deseos, tuve que dormir sin mi pete... toda la noche... más que nada, porque lo habíamos tirado a la basura.

Antes de acostarse, papá y mamá entraron en mi habitación para comprobar que todo estaba OK y no pudieron resistirse a hacerme una foto (aún a riesgo de despertarnos con el flash) porque la estampa les pareció de lo más tierna.


Aguanté sin protestar hasta las siete de la mañana. A esa hora desperté a mamá y, temiendo la gravedad de lo que quería decir, sólo me atreví a hacer el gesto de llevarme algo a la boca. ¿Que qué algo? Pues mi chupete, claro.

*******************************************************************
PS: papá, mamá, no me tengáis en cuenta las pataletas y berrinches de estas tardes... Tengo el síndrome de abstinencia... el mono... Seguro que papá me entiende, que él también ha dejado el vicio del tabaco hace un mes...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...