martes, 9 de junio de 2009

Un árbol que parece un árbol

Si hay algo que de verdad no soporto es que me enseñen a hacer las cosas. Prefiero hacerlas yo sola, aprender por mí misma... Aunque, pensándolo bien, nunca me salen como yo quiero. El otro día sorprendí a papá y mamá, no sólo por mi actitud sino también por el resultado consecuencia de mi actitud. Mamá y yo nos pusimos a pintar y en cuanto me dijo: «Mira, Lola, que yo te enseño», la escuché con mucha atención para sorpresa de todos. Dividimos el papel en dos mitades por una línea imaginaria e hice lo que me iba diciendo en cada momento. Ella pintaba un sol y yo pintaba un sol. Ella pintaba una nube y yo pintaba una nube. Y así con el árbol, la manzana... Es la primera vez que pinto algo reconocible. A lo mejor «me dejo enseñar» algunas cosas más.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...