viernes, 22 de mayo de 2009

Despertares

Menuda diferencia. En casa, cuando me despierto en la cuna, como mucho veo el techo de la habitación; por eso suelo ponerme a llorar para que me saquen rápidamente de ahí. No sabéis lo que es abrir el ojo y estirarse despacito y encontrarse sólo con el mar azul... Mil siestas dormiría para encontrarme mil mares...


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...