martes, 14 de abril de 2009

¿Medio lleno o medio vacío?


Dicen que ver [el bibe]* medio lleno en lugar de medio vacío es síntoma de optimismo. Y, en la vida, conviene ser siempre optimista. Sin embargo, mi caso es la excepción que puede confirmar la regla... Ver [el bibe] medio vacío es mejor que verlo medio lleno. Cuando ya no puedo ni con una gota más de leche, pienso: «bueno, no pasa nada, casi me lo he terminado»; mamá, por el contrario, dice: «si es que no has comido nada». Y es que mamá piensa que he desatendido una de las dos obligaciones con las que cualquier bebé viene al mundo y que son comer y dormir. En una batalla hambre contra sueño, siempre gana el sueño. Duermo doce horas seguidas casi desde que nací. Y como lo que me apetece, que no debe de ser mucho. En las revisiones pediátricas siempre me encuentran sana pero pequeña. Mamá ha deducido que me como la parte del bibe que engorda (porque tengo un muslo de escándalo) y que dejo la que hace crecer. Pues si es así, los fabricantes de leche enlatada podían hacer algo para distinguir qué parte es una y qué parte es otra. Total, a mí no me costaría nada tomarme la de la altura para dejar contentos a los mayores preocupados por mi miniminchitis.

* Sustituye el texto entre corchetes por el contenedor de líquidos de tu elección: vaso, botella, etc.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...