domingo, 29 de marzo de 2009

Silencio, se lee

Es nuestro rato de lectura en el sofá. Algunos días es un rato de horas y no me canso de mirar todos los cuentos a mi alcance. Otros días, me basta con unos minutillos. Hoy leo el cuento nuevo del que ya os he hablado (me encanta tirar de la cadena). Elena tiene sus cuentos propios, unos de trapito y muchos colores que además le encantan porque hacen ruidito al arrugar las páginas (por ahora, Elena sólo sabe arrugar las páginas). Pero no sé qué mosca le ha picado hoy que sólo quiere MI cuento.

Y yo me armo de paciencia y le digo con dulzura: «No, Elenita, mira el tuyo que es mucho más bonito. ¡Mira, el perro Bob se viste!».

Y ella insiste y grita y se pone toda tiesa queriendo decir: «Pero es que a mí me gusta más ese cuento tuyo de mayores. Si no me dejas, me enfadaré y me pondré de pie».

¡Ay, Señor! Dame paciencia... Y así, ¿hasta cuándo?

video

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...