viernes, 6 de marzo de 2009

Nada es aburrido


Hay cosas que son aburridas para todo el mundo. Este árbol cualquiera es un árbol muy aburrido. A mí me lo parece. Nunca le habría hecho una foto... También hay cosas que son especialmente aburridas para los niños pequeños. A mí me aburre esperar a que mamá cuelgue el teléfono para que pinte conmigo, me aburre irme a dormir cuando quiero quedarme a jugar con la cocinita, me aburre tener que irme a casa cuando mejor me lo estoy pasando con Belén... Mamá dice que el truco está en hacer un esfuerzo muuuuy grande para pensar que lo aburrido puede ser divertido al final: espero a que mamá cuelgue el teléfono para que pinte conmigo porque así podrá concentrarse en pintar el barco más chulo del mundo, me voy a dormir cuando quiero quedarme a jugar con la cocinita porque sé que voy a soñar cosas bonitas, me voy a casa cuando mejor me lo estoy pasando con Belén porque cuando llegue a casa podré darle un abrazo enorme a Chimo... Es un buen truco, ¿verdad? El ejemplo del árbol no es exactamente el mismo pero bueno (mamá ha tenido una semana de aúpa entre trabajo y mocos y no ha podido ayudarme a establecer una equivalencia exacta). Si hacemos un esfuerzo por imaginar las cosas aburridas de otra manera...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...