lunes, 30 de marzo de 2009

El hospital de los ositos

Hoy hemos visto en las noticias que existe un hospital para los ositos y demás animales de peluche. Qué bien, ¿verdad? ¿Cómo no lo habrán pensado antes? Yo, gracias a Dios, no tengo necesidad de llevar a ninguno de mis niños, que están sanos como una manzana y tienen una salud de hierro. Podían abrir uno de estos hospitales por aquí cerca porque el de Madrid nos queda un poco a desmano y en caso de urgencia médica... La que sí necesitaría un chequeo completo es la pobre Chunga, la oveja de mamá. Está tan delicada que tengo prohibido jugar con ella, no vaya a ser que haga un mal gesto o algo y tengamos el disgusto definitivo. Pobrecita, es que ya está muy mayor y claro, la edad no perdona y los achaques son cada vez más: pierde bolitas, tiene una oreja colgando... Ay, qué vida tan dura le habrán dado. Mamá dice que la finalidad de este hopital es que los niños como yo perdamos el miedo a la bata blanca, al fonendo¿qué? y sobre todo a la jeringuilla-aaaaah y que por ese mismo motivo yo tengo un maletín de doctor... Mmmm... no sé yo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...