miércoles, 18 de febrero de 2009

Biblioteca privada

Ya os he hablado otras veces de mi afición por «la lectura» y los cuentos. Son lo que más me gusta del mundo y con lo que más disfruto. Donde haya un cuento bonito, que se quiten los muñecos y demás juguetes tontos. A Elenita también le gustan... aprende rápido. Este fin de semana nos han regalado nada más y nada menos que seis cuentos para nuestra biblioteca particular, que ya empieza a tener un tamaño considerable, sobre todo teniendo en cuenta nuestra corta edad. Silvia, la amiga de papá y mamá, trabaja para la editorial Edelvives y suele darnos alguna sorpresa en forma de cuento (este viaje ¡cuatro!). Y en esta ocasión, Analita y Germán (que suelen darnos alguna sorpresa en forma de cualquier cosa bonita) nos han regalado dos cuentos de Barbapapá (Analita es muy barbapapera). La verdad es que hay algunos cuentos que no son para niños tan pequeños como nosotras pero a mamá le gustan tanto que se moriría si tuviera que esperar a que cumplamos seis o diez años para comprarlos (esta impaciencia de mamá es un capítulo aparte del que ya hablaremos). Me deja verlos pero siempre con ella, para que no haya ningún «accidente» que lamentar. Así que hemos pensado en enseñaros cada una o dos semanas alguno de nuestros libros favoritos. Esta semana es el turno de La casa de Tomasa. Es un cuento divertido, con dibujos preciosos y millones de sorpresas.
Buscó un prado con flores
y se construyó en un rato
una casa de colores
¡sólo para ella y su gato!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...