jueves, 19 de abril de 2007

¿Naranja? No, gracias

Ayer fui al pediatra, a la revisión de los cinco meses. Me dijo que todo estaba bien, que era menudita pero proporcionada... Hombre, claro. Por fin se decidió a darme algo de comer que no fuera blanco: naranja. No me ha gustado nada... pero nada de nada. A ver si dentro de un par de días, cuando la mezclen con manzana y plátano, me gusta un poco más. ¡Oye, qué cosa más mala!


A propósito de esta experiencia, titavane me ha aconsejado:

Jjajaja, acabo de verte comiendo, sí, comiendo, tu primer zumo de naranja. Ya verás como luego te acostumbras y te encanta. De hecho, voy a aprovechar para darte mi primer consejo de vida sana que, además, sé que te va a venir muy bien porque compartimos un "problemilla". Yo desayuno todas las mañanas un kiwi con zumo de naranja, todo pasadito por la batidora, y está riquísimo. Tengo que confesarte que me dan un poco de grima las semillitas del kiwi, todas negras, ahí, flotando sobre el zumo como náufragos en el mar, pero no saben a nada, así que, cierro los ojos y padentro. Cada día que pasa estás más preciosa. El otro día, en casa de tita lin, disfruté mucho contigo, porque fuiste la primera niña que no me puso cara de ajo cuando me acerqué a ella (creo que ese privilegio lo tienes reservado para una tal Gema, jajaja) y me sentí muy reconfortada. Entonces, me di cuenta que el complejo de toda mi vida no era culpa mía, sino de los otros niños, que son todos unos rancios, no como tú, ¡salá! Que te como toa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...